martes, 10 de agosto de 2010

Camiseta de la selección española en fondant

La tarta para el octavo cumpleaños de Valentín estaba planificada con bastante antelación. La estudié, la analicé, la verdad me hacía mucha ilusión hacerla... Quería sorprender a su madre, porque ella, tenía mucha ilusión con este tipo de tartas, sin embargo el día que me puse hacerla el clima me jugó una mala pasada.
Hacía un calor infernal. La pasta de azúcar se secaba casi de inmediato. A pesar de que traté de corregir el problema combinando distintos tipos de fondant, el resultado no fue totalmente satisfactorio. Según me contó la madre de Valentín, a la hora de cortar la tarta, la pasta se cuarteaba fácilmente..., en fin gajes del oficio o la Ley de Murphy..., en otra ocasión será.
Moraleja: Cuando quieras impresionar, no te pongas a inventar...