viernes, 27 de agosto de 2010

Tarta fondant sombrero peregrino. Xacobeo 2010


Este año los que vivimos en Santiago dejamos de ser privilegiados. Menos mal que estamos libre de hacer el camino, pues si para los que estamos a 4 kilómetros es imposible entrar en la ciudad, imagínense la tortura que debe ser para los que llegan desde 200 kilómetros atrás.
Cientos, miles y hasta millones de peregrinos se darán cita en esta ciudad, a lo largo del 2010. Según declaraciones de la secretaria xeral de Turismo de la Xunta de Galicia, Carmen Pardo en El Correo Gallego "Al cierre de agosto se superará el número de peregrinos de cualquier otro Año Santo", “este año superan en un 50% las del Xacobeo 2004, y un 100% las entregadas el año pasado”. “el momento "más importante" del Xacobeo será la visita del Papa Benedicto XVI en noviembre”
El año santo compostelano, año jacobeo o jubilar se celebra desde el siglo XII, cuando el 25 de julio, festividad de Santiago en el calendario cristiano, coincide con un domingo. Durante ese año, la Iglesia concede la indulgencia plenaria o el jubileo, es decir, libra de las penas por los pecados. Según el arzobispado, para ganar el jubileo compostelano se necesitan tres requisitos: "visitar la catedral y la tumba del apóstol; rezar por las intenciones del Papa; y, quince días antes o después de la peregrinación a la catedral, confesarse y comulgar".
Mi sobrina Fabiana, que vino de visita en julio desde Venezuela, por poco se queda sin poder entrar a la catedral. Las colas y “e caló” era insoportable. La cola para entrar por la Puerta Santa, no baja de dos horas y media, y para entrar por la puerta de la Azabachería , si no madrugas, igual. En Santiago La Catedral, las tiendas de souvenirs y los restaurantes, están haciendo realmente su agosto. Por lo menos la religión, más que el gobierno, está ayudando a algunos a salir de la crisis.

Al final madrugamos y mi sobrina entró en la Catedral...
Yo no podía pasar por alto semejante evento y he decidido aportar mi granito de azúcar y dejar plasmado en una tarta, este momento. Espero que os guste.