jueves, 25 de agosto de 2011

Las Catalinas o "Cucas"..., galletas de mi infancia

No se si es porque el veranito vino malo o si porque la “morriña” es un estado emocional que casi todos los que vivimos en Galicia padecemos. Lo cierto es que este año se me ha dado por recordar sabores de mi infancia que hoy pienso compartir con vosotros.
Las Catalinas, también mal llamadas “Cucas”, son unas galletas grandototas con sabor a canela y especias cuya textura en el paladar las convierte en ese tipo de postre que puedes amar u odiar.
Recuerdo que cuando era pequeña, cuando salía del colegio,  iba a la bodega del Sr Feliche (un italiano que vendía las mejores Catalina de Carayaca) a comprarlas. Ellas junto con el pan de leche El Baruteño, me deleitaban el paladar en los deliciosos desayunos de mi infancia tropical.
La receta que os voy a dar hoy, pertenece a mi libreta de recetas de la repostería tradicional venezolana. Recientemente la desempolvé y en el supermercado pude comprobar, que ya llegó el momento de hacerlas. Digo esto porque hasta hace unos pocos años, en Santiago era muy difícil conseguir el Papelón o la Pimienta de Jamaica. Sin embargo hoy en día está “chupao”.
En fin aquí os va la receta:
Ingredientes:
½ taza de agua
250 grs de papelón.
6 clavos de especia
2 tazas de harina
½ cucharadita de canela molida
½ cucharadita de jengibre molido o ralladura de naranja
4 cucharadas de mantequilla con sal
¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio
½ cucharada de aceite
Hay que dejar reducir completamente el papelón
Una vez disuelto lo colamos para eliminar las impurezas
De 250 grs de papelón tenéis que obtener un tazón de almíbar
Es conveniente poner todos los ingredientes a mano a fin de que no se nos olvide ninguno
En un bol juntar todos los sólidos (harina, bicarbonato y especias) 
Las galletas deben quedar bastante separadas. Unos 3 centímetros, pues se extienden al hornearlas.
Preparación:
Prepara un almíbar con el papelón, el agua y los clavos. Dejar hervir y luego reducir durante 2 minutos más o menos. Es importante que el papelón quede disuelto completamente. De este brebaje se obtiene 1 taza de almíbar. Se cuela inmediatamente para eliminar los clavos y las impurezas.
Precalentar el horno a 200º.
En un bol se pone la taza del almíbar, se agrega la harina, el jengibre, la canela, el clavo, la mantequilla y el bicarbonato.
Mezcla muy bien con la punta de los dedos, sin amasar demasiado.
Con un cortapastas en forma de flor o círculos, se estira la pasta hasta que quede de un grosor de 1 cm, se corta y se colocan las formas sobre la bandeja del horno previamente engrasada con la ½ cucharada de aceite.
El tiempo de cocción es aproximadamente de 30 minutos. Las galletas deben quedar doraditas.
Bueno espero que os atreváis a probarlas y que me contéis si os gustaron...
Con un buen tazón de café con leche es una merienda exquisita…