lunes, 5 de septiembre de 2011

Mesa dulce para Natalia y Alberto

Una tema que tenía claro Natalia el día de su boda es que el postre es la guinda de una buena comida.
Para ella la repostería casera no tiene ningún rival. Cuando se puso en contacto conmigo me advirtió que si no le gustaba mi oferta, no me la contrataría. Según me contó ya había rechazado varias propuestas y lo que buscaba era reencontrarse con los sabores tradicionales.
Inmediatamente me puse a mezclar mis pócimas secretas… y la sentencia final fue la que veis en las fotos…
Para la tarta utilicé la receta de la New York Cheesecake, un sacrilegio para los que trabajamos con fondant ya que esta tarta queda muy blandita.
Haciendo uso de unos cuantos trucos y sumándome a la regla matemática que dice: “orden de los factores no altera el producto”, logré hacer un Cheesecake recubierto de fondant y relleno de confitura de frutos del bosque.
En esta ocasión, el invento salió bien...
Detalle de la tarta.
En la boda de Natalia y Alberto sus invitados degustaron muchos de mis productos.
Minitartas de bizcocho de vainilla y chocolate.
Mini tartas de galletas para la ocasión.
Os dejo la receta, para que la probéis.
New York Cheesecake:
Ingredientes:
30 galletas tipo María o 300 g de galletas de avena (base)
75 g de mantequilla (base)
1 cucharada de esencia de vainilla (base)
6 huevos y 2 yemas (crema)
600 g de queso "Philadelphia"
500 g de nata líquida (crema)
200 g de azúcar (crema)
1 yogurt natural (crema)
120 g de confitura de arándanos
120 g de confitura de frambuesas
Preparación para la base de galleta:
Poner la mantequilla a temperatura ambiente. Con la picadora trituramos las galletas (si no tenéis, en un trapo de cocina echamos las 30 galletas y envolvemos para luego machacarlas con una cuchara o algo pesado, no os quedará tan fino pero sirve igual) y añadimos por encima la mantequilla y amasamos hasta alcanzar una pasta moldeable.
Cogemos la mezcla de galleta y la repartimos por la base del molde. Apretamos contra el fondo y en los lados con la ayuda de una cuchara o con los dedos e introducimos al horno unos 10 minutos a unos 180º para que se endurezca y se evapore un poco el líquido sobrante.
Sacamos el molde y dejamos enfriar para rellenar con la crema de queso. Bajamos la temperatura del horno a 150º y lo dejamos así mientras preparamos la crema.
Preparación para la crema de queso:
Batimos los huevos y el azúcar hasta blanquear.
Introducimos en el mismo bol las dos tarrinas de queso crema. Añadimos la nata, el yogurt y removemos hasta su completa disolución. La mezcla debe quedar homogénea y sin ningún grumo.
Vertemos sobre la base de galletas que ya estará crujiente y volvemos a introducir en el horno a 190º durante 10 minutos.
Pasado este tiempo bajamos la temperatura hasta los 180º y dejamos unos 60 minutos más. Cuando haya pasado ese tiempo apagamos el horno y dejamos que se enfríe dentro pero con la puerta entreabierta. De esta forma conseguimos que todo el aire caliente que ha abombado ligeramente la tarta salga poco a poco sin cambios bruscos de temperatura.
Bueno espero que disfrutéis esta entrada…