sábado, 3 de septiembre de 2011

Tarta de despedida para unos cirujanos

 
Para celebrar un traslado, los compañeros de trabajo de unos cirujanos del HCU de Santiago, me encargaron una tarta caracterizada. Me enviaron una foto, me dieron algunas señas y me dijeron que querían que los escenificara en un quirófano realizando su trabajo.
Después de darle varias vueltas a la cabeza y de decidir si usar el humor o el realismo, me decanté por lo primero, pues en el veranito todo se vale. Recordando un viejo chiste del humorista gráfico uruguayo RobertoFontanarosa llevé a cabo el proyecto y este fue el resultado.
Cuando la terminé y después que la entregue, me quedé un poco preocupada,  pues no sabía cómo se lo tomarían los cirujanos. Sin embargo, según me comentaron textualmente “La tarta les encantó, nos encantó, de hecho fue lo más fotografiado de la cena…”
Comentarios como estos me alegran muchísimo pues, la esencia de las tartas personalizadas es precisamente esa…. Ya me diréis vosotros qué os parece…
Detalle del cartel con el chiste de Fontanarosa