miércoles, 11 de enero de 2012

Tarta fondant para unas bodas de plata


Que una pareja cumpla años de casados con la que está cayendo, es razón suficiente para celebrarlo y más si se trata de 25 años.
Cuenta la  historia que fue en la Alemania medieval donde se originó la tradición. Allí si una pareja de casados lograban celebrar el vigésimo quinto aniversario de su boda, la esposa era presentada por sus amigos y vecinos con una corona de plata, en parte para felicitarlos por la buena fortuna de haber prolongado la vida de pareja durante tantos años y en otra parte como reconocimiento al hecho de haber disfrutado de una relación armoniosa. Si la celebración se extendía al cincuentenario, la mujer recibía entonces una corona de oro.
Con el tiempo la tradición fue pasando a diferentes países y la lista de materiales y fechas apropiadas fue aumentando hasta encontrarnos hoy en día con la siguiente lista:
A los 5 años Bodas de Madera, a los 10 de Aluminio, a los 15 de Cristal, a los 20 de Porcelana, 25 de Plata, a los 30 de Perla, a los 40 de Rubí, a los 50 de Oro, y a los 60 de Diamantes
Para la celebraron del 25 aniversario de bodas de sus padres, Jessica quiso sorprenderlos esta tarta roja y plata, para felicitarlos por la buena fortuna de haber prolongado la vida de pareja durante tantos años, tal y como dicta la tradición alemana. 
En esta tarta abundó la pasión, ya que el bizcocho también era de color rojo pues se quiso arriesgar con el Red Velvet  Cake (uno de mis favoritos), relleno de mousse de chocolate.
Espero que me comentéis qué os parece