viernes, 1 de marzo de 2013

Natalia: celíaca que pudo celebrar su cumpleaños con una de nuestras tartas

Para hacer la tarta de Natalia, que padece de intolerancia al gluten o lo que es lo mismo, es Celíaca, probé un montón de recetas y  productos elaborados  de los que se encuentran en el supermercado, a fin de ver con cuál combinación me servía.
De la experimente me quedó algo muy claro, es HORRIBLE el sabor y la textura de la pastelería que sólo pueden comer estas personas.
Después de esto el tema me obsesionó y comencé a documentarme sobre cómo mejorar el problema y sobre saber cuál es el papel del gluten en la pastelería.
Resulta que el gluten, es responsable de la elasticidad de la masa de harina, lo que permite su fermentación, así como la consistencia elástica y esponjosa de los panes, bizcochos y masas horneadas. Sin él, las masas son ásperas, duras y parece que siempre estuvieran pasadas de fecha.
Aunque el gluten se encuentra en la mayoría de los cereales (trigo, cebada o centeno) hay otros cereales como el maíz, la avena, la soja, el girasol, la quinua o el amaranto, con los que se pueden elaborar productos aptos para celíacos. Como además descubrí que nuestro fondant es libre de gluten y lactosa lo que nos permite aportar un granito de azúcar y de felicidad a esos entre 400-450 mil españoles que como Natalia que padecen de ese mal.
Yo en la tarta de Natalia utilicé una receta muy apreciada en la pastelería gallega a base de harina de maíz. El resultado, aunque algo tímido (actualmente muy mejorado) me permitió ofrecer a la pequeña Natalia en su noveno aniversario, una tarta de las monster high decorada con fondant.
Al día siguiente del cumpleaños, llamé a los padres de la niña y según me comentaron todo había salido genial. La niña estuvo feliz en su cumpleaños, porque en esta ocasión pudo disfrutar, al igual que cualquier otro niño, de una tarta de cumpleaños bonita y agradable al paladar.