sábado, 7 de diciembre de 2013

Tarta fondant para un 90 aniversario

Una vez más Las tartas de Yoya se enfrenta a una gran reto, sintetizar dulcemente, a través de una tarta, todo un concepto cargado de amor hacia un ser querido,
La oportunidad nos vino de la mano de Ana. La hija de este nonagenario hombre, quiso darle una gran sorpresa y expresar a través de esta tarta ,toda la admiración y amor que siente su familia, por considararlo un gran hombre.
Cuando se puso en contacto con nosotros nos hizo las siguientes peticiones:
 
Es un noventa cumpleaños y nos gustaría algo muy especial y que recogiese un poquito algunas etapas de la vida de mi padre.
El nació en un pueblecito de Coruña llamado Zas. Su oficio fue armador. Queríamos que en la tarta hubiese uno de los barcos fabricados por él. bautizado ALKES. Además de hacer referencia a la casa donde vivimos. Un edificio de 9 pisos de granito rosa y ventanas negras, que el construyó.
Me gustaría que mi padre tuviese los brazos recogidos atrás, es una postura muy típica suya. Su pelo es blanco y lo lleva bastante rapado. Sus gafas son rectangulares y plateadas.
Su familia somos los siguientes: Mi madre que tiene gafas y el pelo blanco y corto. Mi hermana que es castaña, melena corta  y de gafas. Yo soy rubia y con melena larga. Además se podría poner a su yerno, mi marido: Alto, moreno y de gafas redondas y de pasta gris. y a mis dos hijas. La mayor, 23 años, de melena morena y larga y la pequeña que es india y también de melena. La mayor se acaba de licenciar en derecho, se le podría poner un código y un birrete.
Colocación de los personajes en la mesa:
Mi madre en el centro y mi hermana y yo a cada lado. El resto como tu veas.
El letrero de felicidades. En Inglés “Happy 90  birthday “

En algún sitio de la tarta podemos poner un caballo de carreras entrando en la meta y colocar por algún sitio su pueblo natal, Zas.

Y este fue el resultado...
Las palabras tan amables de Ana... Quiero agradecerte el trabajo tan estupendo que has realizado. La celebración fue un éxito y la tarta puso la guinda. Creo sinceramente que mi padre pasó un buen día.
Enhorabuena por haber escogido una profesión que contribuye a crear momentos felices e inolvidables.
Un afectuoso saludo... hicieron que mereciera la pena todo el trabajo.