jueves, 27 de febrero de 2014

Tarta Machu Picchu
para la boda de Ían y Andrea

 

Diseñamos y elaboramos para Ían y Andrea, esta tarta de boda totalmente comestible, que novios,  familiares y amigos degustaron durante la recena de su boda, que se llevó a cabo en el Hotel A Quinta da Auga. Machu Picchu o Montaña Vieja, fue la temática que escogieron para la decoración de la tarta, por tratarse de unos de los sitios que visitarían durante su Luna de miel.


Las peculiares características arquitectónicas y paisajísticas de las ruinas, el misterio y halo místico-religioso que ha tejido a su alrededor buena parte de la literatura publicada sobre el sitio, lo han convertido en uno de los sitios turísticos más románticos y populares del planeta y  destino escogido por los novios.
Cuando estos chicos se acercaron a nuestro obrador, me explicaron que en su tarta quería que se viera reflejado todo ese ambiente arquitectónico y cultural. A los dos le interesaba, plasmar lo que lo ha convertido en un sitio irrepetible y Patrimonio de la humanidad.

 

“…nos gustaría que la tarta contase una historia en varios estratos, sobre todo las figuras de las llamas. Pensamos que quizá podría haber un caminito típico Inca empedrado en espiral desde el primer al último piso, con un par de llamas que suben haciendo dicho sendero…”
En fin…, con esos datos nos pusimos manos a la obra y diseñamos un boceto para los novios, que luego de algunos ajustes terminó siendo esta gran tarta “montaña” de bizcocho de naranja, rellena de espuma de maracuyá.
 Una imagen cotidiana en Machu Picchu, es ver a la gente subir con su mochila a cuestas, hasta lo alto donde se encuentran las ruinas del santuario... En la decoración de la tarta incluimos el Sol dorado Inca, y recalcamos sobre las diferentes técnicas arquitectónicas con que trabajaban las paredes y los empedrados de los caminos.

 

 

En las réplicas en azúcar que hicimos de Ían y Andrea para coronar la tarta los hicimos vestidos con el atuendo andino y acompañados por una Llama, en el ritual espiritual de su compromiso de amor.


Lo más satisfactorio de este encargo fue recibir la llamada telefónica de agradecimiento de los novios, quienes con palabras muy cariñosas me expresaron su satisfacción del trabajo presentado. Dulces momentos que se pueden disfrutar haciendo este tipo de pastelería.