martes, 6 de mayo de 2014

Tarta y galletas para el bautizo de Violeta


Un encargo sencillo: una tarta de bautizo de colores intensos y alegres que le hiciera honor a Violeta y unas galletas decoradas a juego para entregar como recordatorio.
Como siempre digo a mis alumn@s, la clave para llevar a buen puerto un trabajo está en la planificación. Cuando un cliente plantea su idea, hay que compaginar que el sabor esté tan estupendo como la decoración. Esta última es la parte más complicada del encargo. Mientras no se defina la idea, puede haber largas noches de insomnio y de cometer un error.
La premisa matemática de que el orden de los factores no altera el producto aquí no se cumple. Es necesario saber por dónde comenzar y definir cuál será el último paso a dar. En el caso de este pedido, lo más lógico era comenzar por las galletas... y digo lógico, porque su fecha de caducidad y proceso de elaboración es más largo.

 

 


1º- Escoger o crear los cortadores:
Muchas veces los clientes te dicen "vi por internet este diseño que me gustó mucho", pero tu no tienes ese cortador. Es imposible tenerlos todos... En este caso podemos hacer una plantilla o encargar a un manitas el cortador que necesitas.

2º- Planificamos la combinación de colores:
En este punto es necesario sentarse a pensar. Coger lápiz y papel y hacer un pequeño boceto de lo que quieres. Si no lo hacéis así, os arriesgáis a estropear muchas galletas y a que el resultado sea un churro.

3º- Hacer la masa, cortarlas, hornearla y finalmente decorarlas... 
Para la decoración de las galletas utilizamos glasa real:

Receta:
3 claras de huevo líquidas pasteurizados
250 grs de azúcar glasé
10 cdas de vinagre de manzana o vinagre blanco

Se colocan todos los ingredientes en el bol de la batidora.

 

 

Arrancamos a velocidad media para que no nos salte el azúcar a la cara.
Una vez integrados pasamos a modo de velocidad alta....  y batimos hasta lograr esta consistencia.


Una vez obtenida esta crema, podemos pasar a teñirla con los colorantes en gel de los colores que queremos realizar. En este caso, a los padres de Violeta le gustaban los colores intensos, alegres e hicimos honor al nombre de la niña con diferentes tonalidades del color violeta, blanco y verde. Como veis, no son necesarios muchos colores para hacer vistosa una galleta.


Aunque existen en el mercado infinidad de sprinkles para decorar galletas, en este caso, queríamos que fueran específicamente de este color y de forma de rositas las que decoraran nuestras galletas. Así pues, sobre papel vegetal, antes de empezar a decorar las galletas, procedimos a hacer las flores que nos harían falta para decorar todo el trabajo, para que fueran secando.


La muñeca, que modelamos en pasta de azúcar para colocar encima de la tarta, también la hicimos con antelación. Es importante que este trabajo esté seco para colocarlo encima de la tarta y se mantenga en su sitio.

 

Por último, en nuestro taller nos encanta que el toque personalizado esté en cada uno de los detalles del producto que entregamos. Para las galletas, diseñamos estas tarjetas recordatorio, con el nombre y fecha del bautizo de la pequeña. Así pues, de Las tartas de Yoya, sale un producto totalmente personalizado, artesanal y exclusivo.
Espero que este trabajo os guste tanto como a mi y a los padres de la pequeña Violeta.