martes, 14 de octubre de 2014

Tarta fondant personalizada
para la Comunión de Nathalia

 

Si alguien le ha puesto ilusión a los preparativos de la Comunión de su hija es Alexandra. Desde Suiza se puso en contacto con nosotros y a través de correos electrónicos y WhatsApp pudimos coordinar la elaboración de esta tarta de Comunión personalizada que hicimos para la pequeña Nathalia este verano.
Nathalia es una niña muy alegre y extrovertida. Tiene un hermoso pelo abundante y rizado. Su madre nos mandó una foto del traje que llevaría en su comunión, a fin de que le hiciéramos en pasta de azúcar una muñeca personalizada.

Cuando nos vino a visitar la pequeña con su abuela, nos comentó que a ella le encantaba el color violeta o berenjena. Sin embargo tenía un "grave problema" a su madre le encantaba el color rosa. Así que tuvimos que conciliar criterios, median entre ambas partes a fin de que el diseño final fuera a gusto de las dos.

 

La parte más amable de mi labor como repostera de tartas personalizadas,  es la implicación que se tiene con el cliente. La necesidad de plasmar su ilusión, de entender la parte emotiva de cada cliente, crea un vínculo de complicidad que se ve altamente remunerado cuando vienen a recoger la tarta, y se le ilumina la cara con plena satisfacción de que hicimos justo lo que querían.
A Alexandra le hicimos varios diseños, hasta conseguir el que plasmaba su idea de tarta de comunión. Aunque con algunas variaciones, al final, esta fue la tarta de Comunión de Nathalia. Espero que os guste tanto como a ellas...