domingo, 2 de octubre de 2016

Un bolso Chanel de fondant, para el cumpleaños de Miguelina

Quien puede quedar mal, si como regalo de cumpleaños para su madre, escoge un bolso blanco de Chanel. Pamela y su hermana desde luego no. 
Mirad con qué delicia de sorpresa se le presentaron a Miguelina, su madre, el día de su cumple.
Cuando la vinieron a recoger, le gustó tanto que Pamela pronosticó lágrimas de emoción en los ojos de su madre y lo consiguió. A lo mejor si soy muy malos, podéis estar pensando que las lágrimas pudieron ser fruto de la decepción por no tratarse de un bolso Chanel original. Nada más lejos de ser cierto, acaso yo en algún momento os dije que el bolso blanco de Chanel, fuera de cuero o fuera original, ja, ja, ja. Ellas tampoco le prometieron a su madre nada de eso. El trato fue que le comprarían para su cumpleaños una delicia de bolso Chanel, y os aseguro que no la engañaron.
Como os digo siempre, y como bien veis, la personalización gracias a la pastelería creativa, permite la originalidad. Permite hacer feliz en momentos especiales a nuestros seres más queridos.
En el cumple de Miguelina tampoco faltaron nuestros deliciosos cupcakes, cubiertos de chesse cream al Cava, rellenos de piña o de dulce de leche, porque ellos son muy golosos.
Vosotros imagináis, y yo, granito a granito de azúcar cumplo vuestros deseos.
Feliz día!!!