lunes, 28 de diciembre de 2015

Pasteles de boda para novios Boho Chic

El estilo Boho chic recoge todos los estilismos de inspiración bohemia y hippie, pero con un toque de glamour. Chalecos, sombreros, flecos, botas, plumas, son su máximo exponente, pero hay que saber cómo combinarlos para no caer en un look disfraz. Este estilo boho chic, no es sólo una tendencia que se apodera del mundo de la moda, ahora también se ha apropiado de la repostería creativa. 
Relajado, natural, menos formal y más vintage, pero a la vez más refinado que el rústico, es, en definitiva, un estilo difícil de ubicar, pero muy fácil de identificar.
A continuación os voy a dar una serie de claves y pistas para que lo detectéis de inmediato. Esta serie de ejemplos que os enseño, os ayudarán mucho a descubrir, con cuál estilo os sentiréis más cómodos para decorar y endulzar vuestra boda.
Para comenzar os haré una panorámica del estilo boho chic en general. Tal es el caso de estos pasteles diseñados exclusivamente para la decoración invernal hecha por Rebeca Senra eventos, para las Jornadas de puertas abiertas del AC Palacio del Carmen. Naked cakes, cupcakes y cakepops cargados de chocolate con efecto espejo, frutos del bosque y un acabado rústico.



A continuación os dejo una clasificación detallada de las diferentes combinaciones que se pueden hacer en pastelería creativa, del estilo Boho chic. A ver con cuál de ellas os sentis más identificados.

Boho chic romántico:
La clave aquí es el estilo Bohemio. Es su filosofía de vida. Es el estilo más marcado y que se caracteriza por la búsqueda de la libertad. Pasteles desenfadados, con flores delicadas o atrevidas, con follaje o con plumas. En fin, se puede utilizar cualquier elemento de la naturaleza.
A continuación os enseño algunas de las representaciones de este estilo tan delicado y actual con algunos elementos que le caracterizan.

Boho chic tonos suaves:
Para mi este es el perfecto pastel Boho, lo hicimos para la boda de Carolina y Samuel y resume en una sola tarta, todos los elementos más románticos de este estilo.
Posee los tonos pasteles, las flores, el follaje, la textura del buttercream y además, está coronado con una pequeña tiara de flores,  que no es tan boho, pero si muy chic.
Naked cake, inspirado en los jardines:
Quizás lo que más caracteriza a este estilo, son esos arreglos florales que no parecen sacados de una floristería, sino de un pequeño jardín de casa, con algo de follaje en cascada sin muchas pretensiones.
El tamaño del arreglo floral no importa, pero si importa la disposición en el pastel, en el que prima el “desorden”.

Boho chic silvestre:
Muy característicos de este estilo también es el olvidarse de las flores y centrarse sólo en el follaje. Me gusta mucho este primero que además es muy minimalista y elegante, aunque se aparte un poco del estilo con estas líneas tan rectas.
Este se acerca más con sus texturas en buttercream y su base que piedra, como si lo sacaras del jardín.
 En este se mezclan las ramas y el follaje con algunos toques florales que no distraen la atención de las texturas que alcanzan incluso al pedestal.

Boho chic clásico pero bohemio:
Un pastel blanco sobre blanco es un clásico, y este a tres niveles no es la excepción, está decorado con pequeños detalle en dorado, ya sabemos que los metales son tendencias, por lo que se trata de un pastel cabalgando entre lo vintage y lo moderno, definitivamente bohemio.

Boho chic opulento:
Los detalles de este pastel con una base de ribeteado a mano, representativo de un artista, crean un look que no está reñido con el espíritu de este estilo.  Es elegante y atemporal, la mejor opción para una novia que no se decide entre lo formal y lo boho.

Boho chic rústico-natural:

Las naked suelen estas coronadas con flores, pero si  además son discretas y femeninas, delicadas y casuales, serán perfectamente boho.
Reconocerás una naked boho porque te parecerá que su habitat natural es un jardín y no una elegante mesa de dulces.

Boho chic con follaje en cascada:
No sólo el follaje cae en cascada, también lo hacen las flores y no siempre en tonos pasteles y delicados.  Siendo el 2016 el año del Rosa Cuarzo,  hemos visto el protagonismo de las flores audaces y que hacen una declaración de intenciones clara.

Boho chic delicadas flores:

Pero lo que nunca faltará es un pastel con delicadas flores y tonos mudos, como esta, que más que un jardín es un detalle pequeño de ese jardín, muy boho y también chic.

Boho-elegante acuarela:
Otra tendencia de este año han serán los pasteles pintados a mano. En este caso parece como si las flores se reprodujeran, cabalga entre lo vintage y lo boho perfectamente.
Ante la duda en el estilo, añade oro, estos pasteles con detalles metálicos elevan el nivel a informalmente elegante.  Este primero con spray comestible y quizás no tan organizado.
En este segundo no solo hay que destacar el nivel entero pintado en oro sino los tonos rosa cuarzo de las flores y el follaje en tonos empolvados.
La cascada no solo abarca al pastel, en la presentación de la mesa, el arreglo floral crea la ilusión de continuidad, como si fuera una cola que llega casi al suelo.

Boho chic caligráfico:

Son vintage y también son boho, un simple topper puede ser la solución, creando una base con textura en el pastel, un pequeño toque floral y un topper caligráfico tienes el efecto ideal.
Y como una imagen vale más que mil palabras, espero que con esta entrada podáis distinguir con una sola visual, el estilo Boho chic que más identifica y que tanto se llevará en 2016.
Como véis, en Las tartas de Yoya ya estamos preparados para desarrollar todas vuestras ideas. 
Os esperamos!!!