jueves, 14 de enero de 2016

Tarta de boda y mesa dulce, al más puro estilo Shabby Chic


Hoy abordaremos por aquí uno de los estilos que se han convertido en tendencia en tartas de boda, en los últimos años. Se trata del estilo Shabby Chic que está presente en la tarta de boda que hicimos para Carolina y Samuel el pasado 21 de noviembre de 2015.
Este estilo, denominado también como descuidado, natural o romántico, tiene su origen en las grandes casas de Gran Bretaña. En él, se mezclan elementos modernos y antiguos. Mantelería romántica, mesones de madera antiguos y algo desgastados. Colores empolvados, tonos pasteles, como el beige, el coral, el verde agua, el rosa pálido, el salmón o el celeste, estarán presentes, aunque siempre predominará el blanco.

Es una característica específica de este estilo, que los tonos no se presenten lisos o planos, sino más bien con un marcado predominio de los diseños florales.

Su estilo, muy femenino, para novias muy románticas, destaca por su habitat natural, al aire libre, pero en pleno otoño tampoco se ve nada mal y hasta se aconseja para las estaciones de transición, (otoño y primavera), al aire libre cuando el clima lo permite o en instalaciones cerradas, como el salón acristalado de Finca Trece pinos, donde se celebró esta boda.

Cuando nos ponemos a diseñar una tarta de estas características, lo primero que hay que analizar es la paleta de colores: rosa palo, crema, blanco o violeta claro.  Estos son los colores básicos en este caso, pero evidentemente hay muchos elementos que participan y que forman parte de la paleta, como son, los pedestales blancos, el marrón del mesón y algunas flores, con follaje verde, y los colores naturales del paisaje que se incorporan a modo de fondo.
Para que en una presentación se identifique el estilo Shabby Chic, se deben cuidar todos los detalles. Tiene que haber encajes, soportes de mesa con un aire histórico y atemporal, a pesar de sus pretensiones vintage.
Otros detalles que delatan el estilo Shabby Chic son el uso de flores naturales y de azúcar, que vistas desde lejos crean un conjunto donde no sabes que es real y qué es comestible. El paisaje natural del fondo, la frescura de la piscina y la iluminación suave y delicada que cae como en cascada sombra la mesa de la presentación, son otros de los detalles que ayudan a su clasificación.

Espero que esta entrada os ayude a decidir, si queréis una tarta de boda el puro estilo Shabby Chic en vuestra boda este año.
Si así es, ya sabéis que aquí os la haremos...
Feliz día!!!